felix-baumgartner-588x257

felix-baumgartner-588x257Felix Baumgartner tenía planeado subir en globo hasta el límite con el espacio, a 36 mil 576 metros, en la estratosfera, y realizar el salto en paracaídas más alto de la historia.

Sin embargo, la hazaña, programada para el día 9 de octubre, fue retasada debido a la presencia de fuertes vientos que comprometerían la planeación de la caída.

Por un par de segundos, utilizando un traje espacial presurizado, Baumgartner será el hombre más rápido del mundo, al rozar la velocidad del sonido cuando se encuentre en la atmósfera superior, al alcanzar los 308.4576 metros por segundo.

Si todo sale bien, aterrizará entre 12 y 15 minutos después con su paracaídas. Romperá el record Guiness del salto de paracaídas más alto del mundo, el primero en alcanzar una velocidad supersónica en caída libre y el paseo en globo más alto.

Una compañía de bebidas energizantes apoya el proyecto de Baumgartner, con 10 millones de dólares ($128 millones de pesos mexicanos). Los miembros del equipo, insisten que sus esfuerzos no es solamente para hacer publicidad.

“El objetivo es la ciencia, no entras en una situación así para romper un récord. Lo haces para aprender” dice Joseph Kittinger, miembro del equipo de Baumgartner.

Kittinger tiene el récord mundial por el salto en paracaídas más alto del mundo hecho en 1960. El antes piloto de la Fuerza Aérea estadounidense, ha estado ayudando a Baumgartner, en 5 años de preparación, a desarrollar la cápsula donde se efectuará el lanzamiento, además de su traje y demás equipo.

“Todos lo estamos dedicando (el proyecto) a la ciencia, no lo haríamos si sólo fuera un vuelo acrobático” según Kittinher.

“Todo tiene que estar perfecto para lanzar el globo. Si podemos controlar eso, habremos recorrido ya un largo camino” dice Baumgartner. “Si el globo no despega, no hay lanzamiento”.

El equipo necesita elevar su globo/cápsula de 410 kilos, además del peso de Baumgartner y su equipo, hasta al menos 36 mil 576 metros. El globo está hecho de polietileno. “Sabemos que el globo podría romperse subiendo”, dice Baumgartner.

El lanzamiento se planea hacer desde Roswell, un pueblo en Nuevo México. La región, al ser semiárida, posee un clima constante.

Baumgartner ascenderá por tres horas. Su cápsula tiene un paracaídas de emergencia en caso de algún problema.

El traje de 16 kilos ayudará a que su piel no hierva: la exposición y la altura podrían desarrollar un hierve, una condición letal creada por las burbujas de gas escapando del sistema sanguíneo.

Además, el traje monitorea los signos vitales de Baumgartner, como los niveles de oxígeno y ritmo cardíaco, para ver cómo su cuerpo reacciona a la altura y la caída.

Si Baumgartner cae en una posición de bala, con la cabeza apuntando hacia abajo, las ondas supersónicas podrían calentar demasiado el traje y romperlo.

Otro problema podrían ser los giros en la caída: el hacer más de 12 vueltas en un minuto podría desmayar a cualquiera. “La posibilidad de girar es proporcional a la altura” según Kittinger, “la fuerza es tanta que no puedes controlarlo”.

Tendrá un pequeño paracaídas especial para ayudar a Baumgartner a estabilizarlo si entra en un giro incontrolable.

“Queremos demostrarle al mundo que sobrevivir en esas condiciones es posible” dice Baumgartner, “la exploración espacial es cada vez más popular y esas personas necesitan de protección”.

La recolección científica realizada durante el salto podría ayudar a gobiernos y vuelos espaciales comerciales a mejorar sus sistemas de escape y protección de clientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.